Un paso adelante

La proposición del PSOE de eliminar la obligatoriedad de ser Sociedad Anónima Deportiva (SAD) es un paso adelante para todos lo que llevamos tiempo reclamando que vuelva la democracia al fútbol. La cultura de España en el fútbol siempre ha sido ésta, la de clubes gestionados por sus socios, como son ahora Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna.

Con la ley de SAD se ha conseguido lo que se quería evitar. Pretendían que la deuda de los clubes la afrontaran los accionistas, como en el resto de las empresas. Pero el tiempo ha acabado por variar la situación hasta llegar a barbaridades como que subvencionen con dinero público a equipos como el Valencia o el Zaragoza. Esto demuestra el fracaso del modelo.

Ya han desaparecido muchas SAD porque no tenían patrimonio que recalificar. Otras malviven con las citadas subvenciones estatales o con el apoyo de los políticos a la hora de pagar generosamente los terrenos o propiedades de los equipos. Claro está que los clubes deben estar controlados, pero para eso ya están la Liga de Fútbol Profesional y la Federación Española. Al fin y al cabo, el consejero delegado o el directivo de turno se sientan en el palco pensando en ganar el partido y muchas veces se olvidan de que hay que pagar a los jugadores, empleados y mantener las arcas saneadas.

Desde Fasfe queremos ayudar a encontrar soluciones a esta situación inviable. Nos hemos ofrecido desinteresadamente para recuperar esa democracia del fútbol español que nunca debió perderse.